Comunicación/Educación

Textos de la Cátedra de Comunicación y Educación

Nombre: jorgehue
Ubicación: Argentina

18 abril 2007

Documento de Cátedra: Una primera aproximación al campo de Comunicación/Educación

El objetivo de este texto consiste en brindar las primeras aproximaciones al campo de comunicación y educación. Para ello proponemos un recorrido a partir de los siguientes puntos:

* ¿cuáles son los sentidos dominantes sobre la comunicación y la educación? ¿Desde qué lugar es posible entender la relación entre comunicación y educación?;
* ¿cómo y dónde reconocemos situaciones y espacios de comunicación y educación?;
* ¿cómo intervenir desde la mirada de Comunicación y Educación?

Además, es necesario resaltar que el carácter y el tono de este trabajo intenta ser introductorio a las principales nociones del campo, que posteriormente serán tratadas en el desarrollo de la materia. La intencionalidad apunta focalizar aspectos propios de comunicación y educación para reconocer prácticas culturales y procesos educativos en espacios sociales, sean institucionales educativos u organizaciones populares.

Sentidos y reduccionismos de Comunicación y Educación

La educación históricamente estuvo asociada a la escuela como el único lugar donde pudieran suceder procesos educativos. De la misma manera, la comunicación estuvo vinculada con los medios de comunicación. Con este tipo de definiciones se proponía un conjunto de situaciones que conseguían un marco riguroso para que fueran entendidas como educativas o comunicacionales. Por ejemplo, una telenovela carecería de rasgos educativos; y asimismo la feria de frutas y verduras tampoco tendría aspectos comunicacionales.

Es así que, con el paso del tiempo, las tradiciones fueron operando para que se produjeran ciertas significaciones hegemónicas que se instalaron a la hora de pensar los anudamientos entre comunicación y educación. Forjan sentidos unívocos, que producen propuestas de intervención en esa dirección. Acercar los medios de comunicación a la escuela con el propósito de corregir problemas de lectura o de violencia; producir posturas críticas de recepción frente a la televisión; difundir planes y programas del Estado con vertientes tecnicistas (programas radiales de huerta orgánica que capacitaban a pequeños productores); entre otras propuestas que reproducían y reproducen estos sentidos de comunicación y educación.

La propuesta desde el espacio de la cátedra radica en poder salir de estos reduccionismos de los términos para empezar a reconocer otros procesos. Por lo tanto, proponemos comenzar a entender a la comunicación como producción social de sentidos y la educación como procesos de formación de sujetos. La comunicación, entonces, trasciende el ámbito exclusivo de los medios para recuperar el sentido experiencial del término: diálogo, intercambio, relación de compartir; para ampliar la mirada asociada al acto de informar, de transmitir, de emitir.[1] En el primer sentido que tomamos, por ejemplo, una fiesta de inauguración de un departamento, sería una situación de comunicación.

La educación ya no se circunscribe al ámbito de las instituciones educativas, para así dar lugar a otros espacios sociales que puedan tener prácticas educativas. Entran a ser considerados como educativos, aquellos saberes que no guardan necesariamente una relación directa con lo “políticamente correcto”. Es decir, aquellos contenidos estructurados y definidos para su transmisión al educando para desenvolverse en una “sociedad civilizada”.

Alcanzar los términos de una “sociedad civilizada” para un Estado conlleva la definición de políticas estratégicas en el terreno educativo. La educación se transforma en la herramienta necesaria para lograr la formación de ciudadanos para ese proyecto de nación. Y la comunicación, se asocia a la transmisión de contenidos, se torna la llave para acarrear claridad, distinción y orden a las aulas.

Espacios de Comunicación / Educación

¿Dónde se puede encontrar un espacio de Comunicación/ Educación? Si mantenemos los reduccionismos del campo, los espacios serían las instituciones educativas y los medios de comunicación. En cambio si salimos de estos esquematismos, se amplía al abanico de posibilidades.

Una plaza, una sociedad de fomento, una esquina, un picadito, una murga, un partido político, movimientos sociales, un recital, un club de barrio, un programa de tele, los juegos en red, etc., pueden ser potenciales espacios en los que se den prácticas de comunicación y educación. Pero de todas formas, esto no indica que todos ellos sean espacios para realizar una propuesta de intervención. Puedo reconocer instancias de comunicación y educación en un recital de rock, ¿pero cómo trabajo una propuesta o una intervención concreta en ese ámbito, más allá de la organización efectiva del espectáculo?

Un espacio de comunicación/ educación pueden ser varios de los mencionados, pero ¿qué tiene de educativo y comunicacional una plaza, por ejemplo? Desde una mirada surgida de la comunicación, en primera instancia podemos observar la distribución de los espacios, la apropiación y la resignificación que los vecinos hacen del lugar. Se pueden reconocer cuáles son las prácticas (en tanto acciones ritualizadas e inconscientes)[2] que se llevan a cabo un domingo a la tarde a diferencia de otros días de la semana. ¿Siempre los vecinos se sientan en el mismo lugar a tomar mate? ¿Qué reacciones manifiestan ante otro visitante del lugar? ¿Es la misma apropiación que se realiza de la plaza en una ciudad que en un pueblo?

Todos estos interrogantes nos llevan a pensar en los sentidos que se originan y se ponen en juego acerca de un espacio socio-comunitario. Y así, la comunicación comienza a incorporar otras dimensiones de análisis que no estaban contempladas en los medios (en tanto transmisores de información). A partir de ahora es posible reconocer en la plaza, la pertenencia y la identificación que los vecinos (sujetos) tienen en relación con lugar establecido.

¿En qué medida, siguiendo con el ejemplo de la plaza, se pueden reconocer prácticas educativas? Ahora es necesario, tener presente algo más allá de la mera distribución de los espacios físicos. Si en la plaza suceden ensayos de murgas, “juntadas” de grupos de amigos adolescentes, encuentros políticos partidarios, hay prácticas que pueden resultar educativas para los sujetos (no confundir sujetos con individuos, son concepciones diferentes).[3] Un chico que se acerca a la plaza y comienza a intervenir en la murga, adopta comportamientos y prácticas propias de un colectivo que representan un carácter educativo para él. Concurrir a un escrache, poner el cuerpo en una manifestación, cantar y bailar, participar de las asambleas de discusión de la murga, entregan rasgos de formación que la escuela no contempla.

En términos de Buenfil Burgos, en este caso, se produce una interpelación, un llamado al individuo a convertirse en sujeto. Entonces “es posible sostener que lo educativo consiste en que, a partir de una práctica de interpelación, un agente se constituye en sujeto de educación activo incorporando de dicha interpelación algún nuevo contenido valorativo, conductual, conceptual, etc., que modifique su práctica cotidiana en términos de una transformación o en términos de una reafirmación más fundamentada”.[4] En el ejemplo, el chico puede incorporar visiones críticas de la sociedad a partir de las letras de las canciones, o sentirse interpelado a raíz de la socialización (entendida como relaciones intersubjetivas) que le propone el grupo de la murga.

Otra forma de poder intervenir desde comunicación / educación se encuentra en los espacios institucionales educativos y en los mediático- tecnológicos. Cuando hacemos referencia a los institucionales educativos, nos referimos a los establecimientos educativos formales (escuelas, institutos terciarios, universidades) e informales (un sindicato que brinde cursos de especialización, institutos de idiomas, partidos políticos que brinden instancias de capacitación a sus afiliados). Por su parte, los mediático-tecnológicos se encuentran en los medios de comunicación (sean masivos, populares o comunitarios) y las nuevas tecnologías, como la web o los juegos en red.

Es importante destacar que esta clasificación de espacios de comunicación /educación, parte del arbitrario metodológico de reconocer, analizar e intervenir en procesos de formación de sujetos y producción de sentidos en estos lugares. La clasificación tampoco ansía ser rigurosa, más bien intenta orientar los escenarios posibles de una acción estratégica. ¿Una parroquia es un espacio popular o institucional educativo? La parroquia puede estar incluida en estas categorías analíticas, pero además, si posee un programa de radio en una FM también podrá ser analizada a partir del reconocimiento de una producción mediática.

En los espacios mencionados aparecen mixturadas, superpuestas, mezcladas, un sinnúmero de relaciones discursivas entre la comunicación y la educación. ¿Qué tiene de comunicación, la educación, y qué de educación contiene la comunicación? La separación en diferentes momentos es netamente analítica, aunque pueden reconocerse ciertas especificidades de los procesos. Coincidimos con Mata[5] en entender a los discursos como conjuntos textuales, que a veces contemplan en su interior mensajes y prácticas contradictorias y que, a su vez, remiten a enunciados y prácticas anteriores.

Reconocimiento del mundo cultural

La vida cotidiana nos impone un tránsito por diferentes lugares de los cuales formamos parte. En ese transitar arrastramos modalidades y prácticas que llevamos incorporadas y naturalizadas cuando actuamos e interpretamos el mundo que nos rodea. ¿Puedo dejar a un lado aspectos referidos a las tradiciones italianas de mi familia, que soy hincha de tal equipo, que me gustan ciertos grupos de música, al momento de asistir a la escuela?

Resulta imposible desprendernos de este “mundo cultural” que nos otorga los marcos de comprensión de nuestra realidad más inmediata. Los espacios nos habitan y nosotros somos habitados por ellos; es decir, nos portan de significados y, a la vez, los resignificamos a partir de otras prácticas que ponemos en juego allí.[6]

La escuela, en sus orígenes, operó como promotora del abandono de un tipo de prácticas que los sujetos traían desde sus contextos más cercanos. Así fue modelando a los alumnos para los tiempos del ocio (recreos) y los tiempos productivos (trabajo en el aula) que requería la Modernidad.

El contexto actual obligó a la escuela a reconocer el “afuera”, e incorporar de a poco una suma de prácticas que en otros tiempos históricos las negaba. La aparición de los comedores escolares fue desplazando el mandato fundacional de la escuela, para dar lugar a un reconocimiento de las situaciones del mundo cultural de los sujetos. Que haya realizado este tipo de reconocimientos de la situación estructural del país, no indica que reconozca otro tipo de prácticas culturales que no tienen que ver con su contrato establecido originariamente. La escuela puede negar los programas de televisión en el desarrollo de los contenidos curriculares, pero sin embargo, no puede detener su presencia en la constitución de la subjetividad de los alumnos (cultura mediática).[7]

En la conformación del mundo cultural se producen adhesiones a determinados discursos que modelan, reafirman y transforman nuestras prácticas heredadas. No puede escindirme de ellas, y además como estoy en un mundo social, la suma de todas ellas me van formando como sujeto.

¿Qué me hace votar por un partido político? ¿La tradición de mi familia, la propuesta programática, el carisma del candidato? En el conjunto textual se encuentran rasgos discursivos que reconozco como dirigidos a mi persona y con los cuales me identifico. Hay un llamado a ése individuo a constituirse en un sujeto (afiliado a un partido, “soy socialista”, “soy anarquista”, “soy peronista”, etc.), donde se produce una interpelación implica un reconocimiento subjetivo. Continuando con el ejemplo, la persona que escucha ese discurso partidario destinado a movilizarlo, sea votar en las elecciones o ir a la plaza, es allí dónde abandona posturas solitarias e individuales para adquirir otras colectivas.

En el proceso de interpelación se configuran los sentidos en un conjunto textual, que aspira a formar sujetos. El discurso del partido del ejemplo, intenta proponer significaciones acordes con su visión del mundo que los diferencie de otros partidos. Y a la vez, pretende que cualquier ciudadano tome cuerpo en el interior de su propuesta y adhiera a ella. Este proceso complejo es lo que hace que un vecino cualquiera adopte posturas (ponerse una flor en el ojal en el acto eleccionario, calzarse la boina blanca, hacer la “V”, por ejemplo) y/o conductas, o bien que persista en las prácticas que ya tiene.

En este sentido, el proceso es educativo porque plantea –como dijimos anteriormente– una reafirmación o una transformación de las prácticas. Sin embargo, si no se produce un reconocimiento del sujeto en aquello que se le propone (interpelación) todo esto queda trunco. De allí que la educación tiene que necesariamente preguntarse por los mundos culturales de los sujetos a los cuales pretende formar. Imaginemos un curso de capacitación de productores de vino que deje al margen las tradiciones ancestrales en la fertilización natural de la uva, para proponer la implementación imperativa de agroquímicos.

Los medios de comunicación constantemente expresan este juego entre la interpelación y el reconocimiento. Intentan proponer su visión del contexto a partir de la contemplación del mundo cultural de su potencial receptor. Pongamos como ejemplo a un diario deportivo de Argentina, que para calificar en el medallero las actuaciones de los jugadores de fútbol luego de cada fecha del torneo, otorgan el premio Maradona. En el código futbolero, más en nuestro país, se sabe que Diego representa al símbolo máximo del fútbol; y así se tiene presente, que todas las personas que sienten el juego, sabrán a qué están refiriéndose quienes escribieron las notas. Por su parte, los redactores tienen en cuenta que si escriben en otro tono, tal vez no alcancen la adhesión de los lectores.

La intervención desde Comunicación/ Educación

Desde la postura de este equipo de trabajo, intervenir a partir del campo de comunicación/ educación implica un reconocimiento del mundo cultural de los sujetos (en términos de Paulo Freire el universo vocabular) para desnaturalizar prácticas hegemónicas. En este punto es necesario tener en cuenta que las acciones tendrán que conscientes y deliberadas, para intentar desarreglar un orden y orientarlas a partir de la voluntad de transformación.

Realizar intervenciones sin tener en cuenta quién es el que posee el poder, puede llevarnos al fracaso de todas nuestras propuestas. Por ello, retomamos a Michel de Certau[8] con la noción de estrategia y táctica. La estrategia es un término relacionado con la teoría de la guerra, es el dominio del poderoso e implica la derrota de las fuerzas del otro. En cambio, la táctica es el terreno del débil, quien juega en los dominios y terrenos del poderoso, sin contar con un lugar propio. Imaginemos un ejemplo de una cooperativa de productores de vinos que desean regularizar su producción en el mercado, para lo cual precisan la aprobación del Instituto Nacional Vitivinícola. Como se trata de una producción artesanal y una variedad de uva traída de Italia, el organismo estatal, los parámetros fijados por el mercado, sumado a la presión de los grandes bodegueros, les resulta imposible normalizar la producción para su venta masiva. Observemos que se trata de un terreno delimitado por el poder, donde no hay acción posible fuera de estos marcos establecidos (estrategia).

La opción que tomaron los miembros de esta cooperativa, se redujo a la inscripción del vino como una producción artesanal, y de esta manera obtener la certificación pertinente. Más allá de la variedad de plantaciones que les requería los lineamientos de las políticas oficiales para el sector (se trata de un tipo de uva no reconocida por los exportadores) persistieron en las tradiciones culturales para este tipo de cultivo que se pasaron de generación en generación. Es posible reconocer la táctica donde en unas reglas de juego fijadas lograron mantener sus tradiciones culturales y no abandonarlas para perdurar en el mercado.

El lugar de intervención desde Comunicación/ Educación se relaciona con el reconocimiento de la estrategia marcada por los agentes del poder, pero con la modalidad de acción propias de las tácticas. Es decir, que sabiendo cuáles son los límites y las reglas del juego que establece la hegemonía, apuntar a vislumbrar fisuras en ese orden establecido.

El contexto actual donde se reconocen múltiples cambios culturales, causados por la ruptura de los contratos sociales, la devastación de los aparatos productivos, la irrupción de los medios de comunicación, la concentración de la riqueza, nos obligan a plantearnos los sentidos políticos que se le desean imprimir a nuestras propuestas de intervención. Podemos realizar una acción estratégica desde comunicación y educación, con la pretensión explícita de trabajar con el otro y no para el otro,[9] pero además debemos tener presente qué sentidos buscamos despertar, como también qué prácticas hegemónicas pretendemos horadar.

Solo a partir de estas disquisiciones, podremos llegar a comprender los anudamientos entre lo educativo, lo cultural y lo político. Sin establecer diálogos de estas características podemos establecer propuestas que coadyuven a reforzar los mismos sentidos y prácticas que pretendemos erradicar. Es aquí donde interviene la comunicación como producción social de sentidos, sin caer en las presunciones de transparencia y acuerdos armónicos, para revitalizar el carácter político y conflictivo del diálogo. En estos entrecruzamientos sucede lo sustancial de un proceso de comunicación y educación, donde los mundos culturales de los sujetos se inscriben en los grandes proyectos políticos.

Notas:
[1] Kaplún, Mario. “El comunicador popular”, cap. 1: Modelos de educación y modelos de comunicación. Ed. Lumen-Humanitas. Argentina. 1996.
[2] Bourdieu, P., El sentido práctico, Madrid, Taurus, 1991
[3] El concepto de individuo proviene de teorías biologicistas, donde se toma a cada cuerpo como parte única e individual. En cambio, el concepto de sujeto surge de teorías de las ciencias sociales donde se analizan a los sujetos como parte de un colectivo social.
[4] Buenfil Burgos, Rosa N Análisis de discurso y educación, México, DIE, 1993.
[5] Mata, María Cristina, Nociones para pensar la comunicación y la cultura masivas, Segundo curso de especialización con modalidad presencial a distancia, Centro de Comunicación Educativo La Crujía, Buenos Aires, 1996.
[6] Bourdieu, P., op. cit.
[7] Cfr. Huergo Cultura escolar/ cultura mediática, intersecciones, Instituto Pedagógico Nacional, Colombia, 2000.
[8] De Certeau, M. (1996), La invención de lo cotidiano. I. Artes de hacer, México, Universidad Iberoamericana.
[9] Freire, Paulo Pedagogía del oprimido, Siglo XXI, México, 2000.

13 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Estuve alguna vez en un taller que se dio en la U nacional de Córdoba, y me termina convenciendo esta mirada de Huergo respecto al anudamiento educación/política/comunicación, es decir me siento bastante identificado, pues varias cosas ya formaban parte de mis intuiciones.
Me alegro que se genere un espacio de vinculación desde una cátedra, cosa que no ocurre, que yo sepa en la Universidad de Córdoba al menos en la Escuela de Ciencias de la Información

8:58 p.m.  
Blogger jorgehue said...

Gracias por tu comentario!
Por si no la conoces, te recomiendo nuestra revista "Nodos de Comunicacion/Educacion", que esta por reeditarse (www.perio.unlp.edu.ar/nodos).
Ojala algun dia podamos conversar personalmente
abrazo
jorge huergo

9:28 p.m.  
Blogger MARIO MORALES TOBAR said...

Felicitaciones por poner en claro algo que los maestros ya lo sabíamos, aún que no lo hemos expresado, la Educación no es otra cosa que buena comunicación, o es comunicación para una buena educación, los dos términos vienen juntos haciendo historia desde hace mucho tiempo, no en vano sa han ido dando los cambios estructurales en la educación y en la formación, hasta llegar a la Educación/Comunicación o Comunicación/Educación, espero poder leer más al respecto.
Adelante, que si habemos interesados en la superación de la humanidad, por intermedio de la educación.
Atentamente,
MARIO MORALES TOBAR

12:23 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

gracias por tu comentario, Mario!!!
hace muy bien sabernos en camino, juntos, con sueños de algo mejor
abrazo
jorge

8:59 p.m.  
Blogger Maria Guillermina said...

Jorge: somos Guillermina Ferrero, Santiago Cabassi, Agustina Balduzzi, entre otros, que rendimos hoy recuperatorio del teórico. Estabamos hablando con los chicos y la mayoría de los que no rinden tienen pensado no ir por tema de la gripe. La verdad que estamos asustados y queríamos saber si no se puede ahcer un parcial domiciliario para entregar por mail a la brevedad así no nos tenemos que reunir en la facultad. Muchos de nosotros estuvimos con gripe en estos días y dicen que las defensas bajas te ponen en mayor riesgo. No es por ser hipocondríaca, pero la verdad que hay muchos casas cercanos y la moyoría de las facultades ya están cerradas. No se qué parece... no tengo un teléfono tuyo o mail para comunicarme, pero con los compañeros que hablé estaban de acuerdo con la iniciativa. Espero tu respuesta. Mi mail es, guillerminaup@gmail.com

2:03 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

8:31 p.m.  
Anonymous juanjose arboleda arboleda grupo 3 de martes y viernes said...

en este texto nos trantan de explicar unos pasos de como uno controla la comunicacion en el orden de exprecion y como poseemos un b uen manejo de comunicacion en el entorno que nos rodea que un buen habla esta basado en una accion conciente y deliberada para dar a entender y entendernos nosotros mismos

2:32 a.m.  
Anonymous juanjose arboleda arboleda grupo 3 de martes y viernes said...

en este texto nos trantan de explicar unos pasos de como uno controla la comunicacion en el orden de exprecion y como poseemos un b uen manejo de comunicacion en el entorno que nos rodea que un buen habla esta basado en una accion conciente y deliberada para dar a entender y entendernos nosotros mismos

2:32 a.m.  
Anonymous KAREN RUIZ said...

KAREN LIZEHT RUIZ PATIÑO GRUPO 2

Este texto nos explica como la comunicación\educación es percivida libremente por cada ser humano, ya que adoptamos nuetros comportamientos, expreciones y sentimientos de acuerdo a lo que el mundo nos muestra en el diario vivir, esto se da gracias al desarrollo permanente., pues no necesariamente debe ser una iglesia, un colegio o un lugar de "respeto" por llamarlo asi para educarnos.
los espacios de comunicación nos permiten educarnos , aunque algunas veces el ahora lleva a que cambiemos y decidamos por lo que aparentemente en esos espacios de educación nos reflejan ya que nos impone.
nuestros sentidos son la produccción de procesos y expériencias que nuestros exterior nos refleje. somos seres destinados a la trasformación

4:19 p.m.  
Anonymous ALEXANDRA ZAPATA GRUPO 2 said...

EN ESTE TEXTO SE PLANTEA CLARAMENTE LA RELACIÓN INSEPARABLE DE LOS TÉRMINOS COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN, PORQUE MIENTRAS EXISTAMOS EN UNA SOCIEDAD Y POR ENDE SOCIALICEMOS SIEMPRE HABRÁ UN INTERCAMBIO DE LO COMUNICATIVO CON LO EDUCATIVO DONDE NO HAY LUGAR ESPECÍFICO PARA HACERLO PERO CON SOLO ESTAR EN UN ENTORNO EXPLORARLO O SIMPLEMENTE OBSERVAR YA SE ESTÁ GENERANDO UN PROCESO Y MAS EN ÉSTA ÉPOCA DONDE LA CULTURA SE PERCIBE DE MUCHAS MANERAS Y CAMBIÓ UN POCO SU CONCEPTO.

8:44 p.m.  
Blogger LAURA said...

Según la lectura me parece que la comunicación y educación son un reconocimiento de un mundo de culturas de cada persona, por la cual ahí que comenzar ha reconocer y hacer participe de estas para entrar a educar y comunicar.
cada persona es un mundo diferente, tiene unas creencias, cultura y pensamientos, ahí que entrar a evaluar todos estos campos de las personas para poder entrara a evaluar su educación y su formación de comunicación con respecto a lo que esta requiere.

Laura Cuervo Duque Grupo 3

3:32 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

En todos los espacios hay comunicacion y educacion,pero no quieren decir que todo lo que se comunique pueda educar.

catalina betancur ramirez grupo 3

10:40 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

como estudiante de la Especialización en Comunicación/Educación, estos temas me interesan mucho y me parecen de suma importancia para entender y darle sentido al proceso de enseñanza aprendizaje.
Exelente!!!!

6:46 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home